lunes, 22 de agosto de 2016

Crema de remolacha y coco

Últimamente no tengo ganas de meterme en la cocina y guisotear, prefiero disfrutar del sol y el campo (ojala pudiera disfrutar también de la playa!!, pero, a falta de pan buenas son tortas y a falta de playa buenos son lagos, sí, de esos idílicos rodeado de montañas y prados).

Esta crema de remolacha se prepara en un periquete y está muy rica, yo incluso la he hecho para invitados y hasta me pidieron la receta.

La receta está sacada del libro de Lumira (una curadora chamana y maestra espiritual rusa) "Lumiras Schönheitsbuch" ("El libro de belleza de Lumira"), publicado en alemán. Es un libro muy interesante en el que se combina una cosmética natural con meditaciones y sobre todo la aceptación de nuestro cuerpo queriéndonos a nosotras mismas. Ya os contaré más sobre este libro en otra ocasión.


Y sin enrollarme más aquí va la receta (cantidad para 4 personas):
 
2-3 remolachas cocidas (según el tamaño)
4 patatas medianas
1 pizca de cilantro molido
2 rodajitas de jengibre fresco
2-3 hojas hierbaluisa o de hierbabuena (al gusto)
1 litro de caldo de verdura
Sal
1 lata de leche de coco (400 ml)

Pelamos las patatas y cortamos tanto las remolachas como las patatas en daditos, las ponemos a cocer en una cacerola con el caldo de verduras, el cilantro, el jengibre y las hojas de hierbaluisa o hierbabuena. Dejamos cocer hasta que las patatas estén tiernas.

Retiramos las hojas de hierba (al gusto pueden dejarse) y trituramos la sopa con la batidora hasta que nos quede una crema suave. Agregamos la leche de coco (menos una pizquita para la decoración) y removemos bien para integrarla. Rectificamos de sal y damos un hervor.

Servimos en tazones individuales. Para decorar hacemos una espiral con leche de coco sobre la superficie y con un palillo de dientes trazamos unas lineas desde el centro hacia los bordes.

Espero que os guste, y ¡¡a disfrutar de la vida!! (en la playa, el campo o donde encarte).

4 comentarios :

  1. Que mandala más bonito jjjjj
    Me gusta todo de tu crema.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, nunca se me había ocurrido verlo como una mandala, pero tienes razón :-) y la crema además está muy rica.
      Besos!

      Eliminar
  2. La crema de remolacha está superrica y esta con el toque del jengibre tiene que estar deliciosa...
    Que buena idea la de decorarla, de hecho estoy pensando que en realidad se pueden hacer mandalas de muchos colores si la crema es de zanahoria, de remolacha, de espinacas,... jeje ya estoy pensando en copiarte la idea de decorar las cremas de verduras para hacer con los peques ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comida no sólo entra por la boca, sino también por los otros sentido (a mí por ejemplo me encanta mirar las cartas de helados o los escaparates de las confiterías. Sé que no me lo voy a comer, pero disfruto mirando y oliendo, y encima no cuesta nada) :-)
      Hace unas semanas pasé unos días en casa de mis suegros, que estaban regular. Mi suegro tiene una cosa de estómago que nadie sabe lo que es, pero de buenas a primeras se pone muy mal, así que andan con mucho tiento con lo que le dan de comer, con la consecuencia de que a base de patatas cocidas, zanahorias cocidas, zanahorias cocidas, patatas cocidas, hinojo cocido, patatas cocidas y zanahorias cocidas, el pobre cogió una anemia que no veas, así que yo le hacía algunas variaciones algo atrevidas pero siempre siguiendo mi intuición (que es muy sabia, gracias a Dios) y luego se lo decoraba para que tuviera la sensación de estar comiendo algo especial. Una de las veces le hice una torre de tres tipos distintos de puré de patatas (al que le eché aceite de coco), uno con zanahorias, otro con aguacate y el tercero con remolacha y luego lo decoré como si fuera una tarta. Había que ver la cara que puso al verlo (es que además las tartas es lo que más le gusta del mundo, aunque dulces), el pobre hombre era feliz, y todo por el pequeño detalle de la decoración. Uy, no me enrollo más, que esta tarde tengo que dar un taller de cocina y aún me queda un montón por preparar.
      Un besote!

      Eliminar

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.