jueves, 9 de julio de 2020

Coca vegana

Hola, ¿cómo va el verano? Espero que no hayáis (des)fallecido tras la máscara y los calores. Yo no quiero decir nada, pero es una buena medida de disminución de la población, que el que no muera del virus tendrá más probabilidades de hacerlo a causa de la máscara por falta de aire.

Yo tengo la enorme suerte de haber conseguido cruzar la frontera hacia Austria sin ningún problema y por fin estoy en la casita de las mariposas ¡yuhu! Yuhuu

Aquí puedo respirar aire puro, hacer excursiones, coger frutillas silvestres, comer hierbas y disfrutar de la vida. Soy una gran afortunada 😊

Y entre hierbas y frutillas, de vez en cuando también comemos algo más contundente, como esta coca, que es súper fácil de hacer y en casa nos gusta más incluso que la pizza. El toque de las hierbas aromáticas en la masa le da un saborcito riquísimo.

Esta receta se la dedico a mi hermana María, que además de ser una buena amiga y darme la receta de la coca,  es la persona más apañá del mundo 😍


Aquí va la receta:

Masa: 
250 gr harina integral de espelta
50 gr aceite de oliva
125 ml agua templada
½ cucharadita de sal
3,5 gr levadura de panadería en polvo
Orégano
Romero

Relleno: 
½ berenjena
½ calabacín
½ pimiento rojo
1 cebolla pequeña
1 tomate
Aceite de oliva
Sal

Lo primero de todo es cortar la berenjena en rodajas muy finas. Las colocamos en un bol grande con sal y agua y ponemos un plato encima (porque si no flotan). De esta manera pierden el amargor. Las dejamos al menos una hora.

Mientras tanto preparamos la masa mezclando todos los ingredientes y amasando bien con las manos. Luego le damos forma redonda sobre un papel de hornear, de manera que la coca sea lo más grande posible (tiene que caber en la bandeja de horno) y queden los bordes gorditos.

En una sartén asamos las berenjenas con un poco de aceite. No es necesario que estén demasiado hechas.

Cortamos el calabacín, el pimiento, el tomate y la cebolla en rodajas finas y repartimos la verdura sobre la masa, echamos un poco de sal por encima y un chorrito de aceite de oliva. La verdura puede variar según el gusto de cada uno y la estación del año.

Metemos en el horno precalentado a 200°C durante 25 minutos.

Está muy rica tanto caliente como fría.

Y ahora a disfrutar al máximo del verano, que no se sabe qué pasará mañana.


Rezept auf Deutsch
 
Teig: 
250g Dinkelvollkornmehl
50 g Olivenöl
125 ml lauwarmes Wasser
½ TL Salz
3,5 g Trockenhefe
Oregano
Rosmarin

Belag: 
½ Aubergine
½ Zucchini
½ rote Paprikaschotte
1 kleine Zwiebel
1 Tomate
Olivenöl
Salz

Zuerst die Aubergine in dünne Scheiben schneiden und im Salzwasser mindestens eine Stunde stellen. So verlieren sie den bitteren Geschmack.

In der Zwischenzeit wird der Teig zubereitet. Alle Zutaten mischen und zu einen geschmeidigen Teig kneten. Dann den Teig auf einem Backpapier ausrollen, sodass eine runde Pizza entsteht.

Zucchini, Paprika, Zwiebel und Tomate in dünne Scheiben schneiden. Aubergine mit etwas Öl in einer Pfanne leicht dünsten.

Das Gemüse über den ausgerollten Teig verteilen. Einen Schuss Öl darüber geben und  die Coca mit etwas Salz bestreuen. Das Gemüse kann je nach Saison und Geschmack variieren.

Im vorgeheizten Backofen bei 200°C 25 Minuten backen.

Die Coca schmeckt hervorragend sowohl warm als auch kalt.
Einen schönen Sommer!! und geniesse das Leben.

jueves, 4 de junio de 2020

Pastelitos salados de amaranto

No estaba muy segura de si publicar una receta dulce o salada. Últimamente estoy muy dulcera, aunque sé que es un deseo de llenar un hueco interior, de consolarme ante la frustración que produce la situación actual, que está muy cansina y ya va siendo hora de que vivamos normal, con la cara descubierta y los brazos abiertos para abrazar.

Total, que me he decidido por una receta salada y más sana que los dulces. Encontré esta receta (o al menos parecida, que yo no sé que tengo, que no puedo hacer una receta al pié de la letra, será mi vena rebelde 😁) en el blog de Gastrocenicienta, pero por más que lo busco en la red, no he conseguido encontrarlo, así que no puedo dar el enlace.

El amaranto es un pseudo cereal procedente de los Andes, allí le llaman kiwicha (que es el nombre quechua, probad a pronunciarlo: "quihuicha", tiene una sonido precioso, verdad?). Pues el quihuicha o amaranto además de no tener gluten, es rico en proteinas, calcio, hierro y fósforo. Su sabor es muy característico (hay que probarlo), y se puede mezclar con otras harinas para hacer pan, tortas y pasteles. 

Y me dejo ya de rollo y vamos a por los pastelitos salados de amaranto, que están muy ricos y sirven muy bien de aperitivo, cena o lo que queráis. 


1 taza de harina de amaranto (se puede moler el amaranto en el molinillo de café)
½ sobre de levadura en polvo
1 cucharada de levadura nutricional
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de nata de avena (u otra nata vegetal)
300 ml. leche vegetal
1 cucharadita de sal
Pimienta negra
Orégano
Romero
Nuez moscada
1 cebolla mediana
4 champiñones pequeños
½ calabacín
Pipas de calabaza
Aceitunas negras

Cortamos la cebolla muy fina y la pochamos en el aceite a fuego medio hasta que quede transparente. Mientras tanto picamos los champiñones y el calabacín en trocitos pequeños y los rehogamos con la cebolla. Añadimos las especias (que pueden variar, según el gusto), la harina y la levadura, rehogamos un poco. Agregamos la nata y la leche vegetal poco a poco sin dejar de remover hasta obtener una textura cremosa.

Precalentamos el horno a 180°C.

Vertemos la crema en moldes de magdalenas (es aconsejable metar los moldecitos de papel en un molde para magdalenas, ya que si no se extiende la crema en el papel y queda aplastado. Si los moldecitos son de silicona, pues tanto mejor). Adornamos con romero, pipas de calabaza, aceitunas negras o lo que tengáis a mano. Horneamos unos 30 minutos.

Servimos calientes y comemos con cucharilla directamente del molde.


Rezept auf Deutsch

1 Tasse Amarantmehl (man kann den Amarant mit der Kaffeemühle malen)
½ Päckchen Backpulver
1 EL Hefeflocken
2 EL Olivenöl
1 EL Hafersahne
300 ml Pflanzenmilch
Pfeffer
Oregano
Rosmarin
Muskatnuss
1 Zwiebel
4 Champignons
½ mittelgroße Zucchini
Kürbiskerne
Schwarze Oliven

Zwiebel klein hacken und einem Topf mit dem Öl glasig dünsten.

Gemüse klein würfeln und mit der Zwiebel dünsten. Gewürze hinzufügen.
Mehl mit Backpulver und Hefeflocken vermengen und zum Gemüse geben.
Sahne und Pflanzenmilch nach und nach unter ständigem Rühren dazugeben. Es soll eine cremige Konsistenz erreicht werden.

Backofen bei 180°C vorheizen.

Masse in Muffinformen füllen (am besten eignen sich Silikonformen). Mit Rosmarin, schwarze Oliven und Kürbiskerne garnieren. Im Backofen 30 Minutenbacken.

Küchlein am besten warm genießen und direkt aus der Form auslöffeln.


sábado, 16 de mayo de 2020

Tofu en salsa bearnesa

Bueno, pues después de tanto pensar con los últimos posts, nos ha dado a todos un poco de hambre, que no sólo de palabras vive el hombre (ni la mujer).

Voy a dejar para otro día la receta del bollo austríaco que os prometí en Semana Santa, sí, cuando no sabía por cual decidirme y me tiré a por las torrijas. Hoy vamos a comer tofu en salsa bearnesa, bueno, al menos en casa siempre la hemos llamado así (incluso en la antigua versión no-vegana). Ya sé que no es la auténtica, pero está muy rica, con un toque agrio y a su vez suave.


400 gr tofu
1 zanahoria
1 cebolla
1 pimiento rojo
Aceite de girasol
Sal y pimienta
Perejil
Tomillo
100 ml vino blanco
50 ml vinagre de manzana
50 gr margarina vegana
Salsa de soja
200 ml nata de avena

Primero cortamos el tofu en láminas finas y lo ponemos a macerar durante al menos una hora con salsa de soja rebajada con un poco de agua.

Mientras tanto preparamos un caldo corto con la zanahoria y la cebolla cortadas en rodajas, un poco de aceite, perejil, sal, pimineta, tomillo, el pimiento cortado en tiras, el vino y el vinagre. Dejamos cocer durante media hora.

Sacamos la verdura en introducimos el tofu en el caldo, dejamos reposar un cuarto de hora, luego lo sacamos y dejamos que se consuma el caldo hasta que quede medio litro. Pasamos la verdura por la batidora y la añadimos al caldo. Agregamos la margarina trozo a trozo para que se derrita y por último incorporamos la nata de avena. Removemos bien.

En una fuente colocamos el tofu y cubrimos con la salsa. Se puede acompañar de patatas  rehogadas, quinoa cocida, bolitas de polenta, al gusto.


Rezept auf Deutsch
 
400 g Tofu
1 Karotte
1 Zwiebel
1 roter Paprika
Sonnenblumenöl
Salz und Pfeffer
Petersilie
Thymian
100 ml Weißwein
50 ml Essig
50 g Margarine
Sojasoße
200 ml Hafersahne

Tofu in dünne Scheiben schneiden und mindestens 1 Stunde in Sojasoße mit etwas Wasser einlegen.

Karotte und Zwiebel in Scheiben schneiden und mit dem grobgeschnittenen Paprika, etwas Petersilie, 2 EL Öl, Salz, Pfeffer, Thymian, Wein und Essig in 1 l Wasser 30 Minuten kochen lassen.

Tofu 15 Minuten bei ausgeschalteter Platte in der Brühe quellen lassen. Dann Tofu herausnehmen und Brühe weiterkochen lassen, bis die Flüssigkeit nur noch ca. ½ l beträgt. Gemüse  und  Brühe  mit dem Stabmixer pürieren. Margarine und Hafersahne hinzufügen und gut verrühren
.
Tofu auf eine Servierplatte legen und mit der Soße übergießen

Dazu  passt  gut  Quinoa,  Polentaklößchen, Bratkartoffeln, was Ihr am liebsten mögt.