domingo, 9 de abril de 2017

¡¡Vuelvo!! y cumplimos años. A la rica panna cotta de naranja.

Querid@s amig@s, querido blog ¡¡buenas noticias!! ¡¡vuelvo!! 

Sí, tengo muchos motivos para volver, y todos son igual de importantes:
  1.  ¡¡Hoy cumplimos nada menos que 4 añazos!! (no me lo puedo creer, si parece que fue ayer cuando publiqué mi primera tarta...), ya somos mayores 😎                                   
  2. Y lo vamos a celebrar con una rica panna cotta de naranja cubierta de chocolate (ñam, ñam)
    He recibido muchas más muestras de cariño y de respeto de las que me podía imaginar, y os estoy muy agradecida a todos los que habéis tratado de darme ánimos y a los que habéis respetado mi decisión. Cada uno lo habéis hecho a vuestra manera y a través de los medios que mejor os han parecido, y es muy bonito saber que en algún lugar hay alguien que te echa de menos, que se alegra de que existas, y que de todas formas acepta que te despidas y te dice "hagas lo que hagas lo importante es que seas feliz" (...y no dejes el blog, porfa 😥). 
                                                                          ¡¡Gracias!!

    Foto: abraelazuldelcielo.blogspot.com
                                                                                                                                                                     
  3. ¡No tengo ganas de dejar el blog! Cuando escribí el último post me quedé muy mal, como si me hubiera traicionado a mi misma, era un poco como volver a comer queso o como matar una araña adrede. Mi bloguecillo....😢
Bueno, ¿hacen falta más razones para volver? 🙂

Y para celebrarlo os invito a probar la panna cotta (aunque como no se me da esto de la tecnología, no sé muy bien cómo imprimirla en 3D, así que váis a tener que hacerla vosotr@s mism@s, de modo que aquí va la receta).

300 ml nata de avena
100 ml leche de soja
100 ml leche de coco y arroz
2 puntitas de cuchillo de estevia
30 gr azúcar de abedul
80 ml zumo de naranja natural
80 gr mermelada de naranja casera
2 cucharaditas rasas de agar-agar
Esencia de naranja
100 gr chocolate negro sin azúcar 

Calentamos la nata de avena con la estevia y el azúcar de abedul. Añadimos la leche de coco y arroz, el zumo y la mermelada de naranja (si no tienes mermelada de naranja casera, puedes echar la ralladura de una naranja ecológica y 30 gr más de azúcar de abedul, pero que sea ecológica, si no está llena de sustancias químicas).

Disolvemos el agar-agar en la leche de soja y lo ponemos a hervir removiendo continuamente (consultar instrucciones del fabricante, ya que cada marca es un poco diferente). Fuera del fuego y sin dejar de remover vertemos un poco de la mezcla anterior. Poco a poco vamos añadiendo el resto de la mezcla.

A continuación repartimos la crema en tazas pequeñas o moldecitos de flan (si usáis tazas cuidad de que tengan el borde más ancho que la base y las paredes rectas porque una vez frías vamos a volcarlas). Lo metemos en la nevera durante una hora por lo menos hasta que se cuaje.

Una vez cuajadas les pasamos con cuidado un cuchillo por los bordes para que entre aire y las servimos en platitos individuales.

Por último derretimos el chocolate al baño maría, lo cual es un acto meditativo de inmensa paciencia, ya que si ponemos el agua demasiado caliente para que se haga más rápido, lo que conseguimos es que se corte el chocolate, y miraremos con horror cómo se convierte en una masa espesa y grasienta que no sirve para nada (excepto para comérnosla a cucharadas por el cabreo y la frustración de que se nos haya cortado).

Ahora sólo tenemos que cubrir las panna cottas con el chocolatillo y decoramos al gusto, por ejemplo, con un pegotito de mermelada.

¡Y ahora a disfrutar de la panna cotta, del cumpleblog y de que no os libráis de mí tan fácilmente! 😊


4 comentarios :

  1. M. Angustias Cano12 de abril de 2017, 4:45

    Bien, Rocío. ¡Que vuelta tan dulce! aunque realmente no vuelves,por que nunca te has ido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, María Angustias, no llegué a irme de verdad, es como una historia de amor con happy end 🙂

      Eliminar
  2. Rocio llego la del jet lag que cada vez lo lleva peor y no sabe cuando es de día o de noche uffffffff y no se entera de ciertas cosas importantes para sus amigas virtuales, lo siento!!!!!!!
    Muchas felicidades por tus 4 años de trabajo.
    Y no dudes ni 1 instante, que tú labor no es importante, cada persona que tenemos blog "diferente" altruistamente intentamos divulgar lo que creemos íntegramente, para tener mucha más justicia de cualquier forma y tamaño :-))))))
    Rocio por aqui estoy ;-)))
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y tu apoyo, Mijú, creo que no sería justo dejar el blog, siempre he sido luchadora, y no voy a dejar que los "avances" de la técnica me intimiden (sólo que me asusten un poco, pero nada de tirar la toalla 💪).
      No sé si has usado aceites esenciales para el jet lag, si necesitas vitalidad usa peppermint (menta) por la mañana y si necesitas calma y relajación puedes usar bergamot (bergamota)o rosemary (romero)para poder dormir. Te lo untas en la planta de los pies.
      Besitos! y seguimos leyéndonos 🙂

      Eliminar

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.