viernes, 17 de julio de 2015

¡Al rico helado de avellana!

¡Ay, pobrecito mi blog, que te tengo abandonaíto!, pero este helado quita todas las penas, y es que me creí que en verano tendría más tiempo, pero se me ocurren mil cosas que hacer y la naturaleza me llama a gritos (sobre todo los frutos del bosque, que este año hay millones y no me puedo resistir, pero esto en otro post).

Bueno, pues con las olas de calor que están haciendo no hay nada que apetezca más que un heladito fresquito y cremoso, uhmmmm! (miento, sí hay algo que apetezca más, al menos a mi: la fruta fresca. Podría alimentarme sólo de fruta, ¡¡qué buueeeena!!). A la próxima me hago un helado de fruta, pero hoy toca el de avellana.

Con tanta foto, buscando un sitio adecuado y ahora se nubla y esperas a que salga el sol, pero no, que se derrite, total, que se derrite irremediablemente...
Y aquí está la receta:

100 gr avellanas
250 ml nata de avena
Líquido de medio bote de garbanzos
Una pizca de sal
2 puntitas de cuchillo de estevia
60 gr xilitol (azúcar de abedul)

Podemos usar avellanas tostadas o crudas, al gusto. Personalmente yo prefiero las tostadas para el helado. Se pueden tostar en una sartén sin aceite y dándoles vueltas con una espátula de madera para que no se quemen. Una vez tibias las pelamos con los dedos y luego las molemos con un molinillo de café u otra máquina.

Montamos el líquido de los garbanzos con unas varillas eléctricas. Agregamos la sal, la estevia y el xilitol.

En un vaso aparte mezclamos las avellanas con la nata de avena y a continuación añadimos el merengue. Mezclamos todo bien y lo metemos media hora en la máquina de hacer helados. Si no tenéis heladera se puede hacer en el congelador sacándolo cada media hora y removiendo para que no se formen cristales (como yo uso la heladera no sé exactamente cuánto tarda con el otro método).

Y ahora ..... a disfrutar!!, ah, pero con una condición: que os deis luego un paseo, que así es como está rico, pero es una bomba de calorías (aunque no lleve azúcar). Otra posibilidad es echar menos avellanas o alguna leche vegetal, y el paseo podéis darlo de todas formas ;-).


4 comentarios :

  1. este helado tengo que probarlo, me encantó lo del merengue de garbanzos.
    Yo hago una receta rápida de helado con frutas congeladas y nata vegetal, tengo la receta en mi blog
    http://www.naradiet.es/2014/08/al-rico-helado-de-frutas-sin-gluten-ni.html
    Mi helado también se derritió un poco de esperar por la foto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en una fase "heladil" (ja, ja) y pruebo con todo lo que se me ocurre o veo por aquí y por allí. Tus helados de fruta son muy apetecibles y ahora que hay tanta variedad es buena idea congelar una parte (en invierno quizás no apetezca un helado, pero a mi me encanta echarle fruta a las tartas y me veo con la típica manzana y pera).
      Un besote!

      Eliminar
  2. Yo este verano tampoco he parado de hacer helados en casa, aunque los míos son en plan batir un plátano congelado :) Lo de la nata de avena suena como para chuparse los dedos pero yo por aquí no lo he visto en ninguna parte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me extraña que en Arandanolandia no haya nata de avena. En España se encuentra en herboristerías, en Alemania en todas las tiendas de productos naturales (y poco a poco en supermercados donde venden productos bio y de Veganz) y en Austria la he visto además en Merkur. Es cuestión de buscar un poco :-)

      Eliminar

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.