lunes, 27 de julio de 2015

Áspic de frutas

Ya sabéis que lo que más apetece en verano es la fruta, fresquita, jugosa, variada, seductora, pidiendo a gritos: "¡cómeme, cómeme!", y encima ni siquiera es pecado.

Así que aquí os traigo un postre frutal fresquito y seductor que es un placer para el paladar y la vista (y buena parte de los demás sentidos).

A pesar de la pinta estupenda no es nada difícil, sólo un poco pejiguera porque hay que picar mucha fruta
Esta es la receta:

Bizcocho base:      150 ml yogur natural sin azúcar
                             200 ml leche vegetal
                             2 cucharadas de Maizena
                             1½ tazas de harina integral de espelta
                             2 puntitas de cuchillo de estevia
                             60 gr xilitol
                             2 cucharaditas de levadura en polvo
                             ½ taza de aceite de girasol
                             1 pizca de sal

Áspic:                    500 ml zumo de uva blanca
                              Fruta variada del tiempo: manzana, fresa, piña, albaricoque, arándanos, kiwi, grosellas .... 
                              (la cantidad de fruta depende del tamaño del bol)
                              5 gr agar-agar (= 2 cucharaditas rasas)

Primero preparamos el bizcocho. Precalentamos el horno a 160°

Batimos con las varillas el yogur con la estevia y el xilitol, vamos añadiendo sin dejar de batir la maizena, la leche, la harina con la levadura y el aceite.

Extendemos la masa por toda la superficie de una bandeja de horno cubierta de papel de hornear. Lo dejamos hacer 12 minutos con calor arriba y abajo y luego 12 Minutos más  sólo con calor abajo. Dejamos enfriar.

Mientras tanto lavamos y picamos bien la fruta.

Disolvemos el agar-agar en un poco de zumo de uva y lo ponemos a cocer con una parte del zumo removiendo continuamente durante un par de minutos. Lo mezclamos con el resto del zumo y vertemos un poco en el fondo de un bol grande, dejamos que se enfríe un poco a temperatura ambiente.

Luego mezclamos la fruta con el resto del zumo con agar-agar y lo echamos en el bol que teníamos enfriando. Colocamos una capa de bizcocho por encima y metemos a enfriar en la nevera hasta que se cuaje (puede tardar varias horas).

Una vez cuajado pasamos un cuchillo por el borde con cuidado y lo volcamos sobre un plato llano. Podemos decorar con frutitas o con nata vegana montada.

 ¿Quién se puede resistir?









6 comentarios :

  1. Que colorido se ve precioso!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mijú! Es un postre muy decorativo y fresquito :-))
      Besos!

      Eliminar
  2. Yo, desde luego, no me podría resistir :) Además con estas calores apetece un montón comer cositas así, y encima ¡es super sano! Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no te hayas resistido ;-) Con el calor no apetece otra cosa que fruta y es lo más sencillo de preparar. El postre es para ocasiones especiales :-)
      Besos!

      Eliminar
  3. Madre mía, es impresionante! Y me encanta la versión vegana, estoy harta de que metan gelatina en los postres!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si piensas lo que es la gelatina te mueres de asco. Yo uso el agar-agar desde tiempo inmemorial. Incluso mi hermana (carnívora de toda la vida, vaya, omnívora...) lo usa para sustituir los huevos, aunque no sé cómo lo hace.

      Eliminar

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.