lunes, 21 de noviembre de 2016

Potaje de lentejas a la antigua

Ya van apeteciendo los platos de cuchara, eh?, que está entrando el frío por debajo de la puerta. Y sin más preámbulos os traigo aquí una receta de toda la vida, súper fácil, vaya, de esas que se echan los avíos en la olla y se hace sola, sin más super alimentos ni cosas raras que hay que comprar ve tú a saber dónde. 

El que no tenga los ingredientes en la nevera es que no tiene casi de ná, ya veréis. Las llaman "lentejas viudas" (porque no llevan chorizo y demás horrores, que incluso cuando yo era carnívora, porque lo fui, me comía lo primero de todo el chorizo, y así lo quitaba de en medio, luego se me repetía durante el resto del día, cielos, qué horror!!).


Los potajes de lentejas no son muy fotogénicos que digamos, pero apetecen y "tienen mucho alimento" (como decía mi abuela).

Y aquí va la receta: 
 
500 gr lentejas (las que más os gusten, a mí me gustan las pardillas)
1 tomate grande
1 pimiento verde grande
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 zanahoria (opcional)
Aceite
2 litros agua o caldo vegetal
1 cucharada de pimentón dulce o de la Vera
2 hojitas de laurel
5 clavos de olor
4-5 patatas
Sal
Pimienta

Calentamos el aceite en la olla exprés, lo apartamos del fuego y le echamos el pimentón (no debe freírse, porque si no amarga), volvemos a colocar sobre el fuego, añadimos las lentejas y el caldo.

Lavamos la verdura, pelamos la cebolla y le pinchamos los clavos (para que no se pierdan en la olla). Echamos todas las verduras enteras en la olla. Pelamos las patatas y las añadimos a casquitos gordos. Agregamos el laurel y salpimentamos.

Tapamos la olla y dejamos cocer uns 15-20 minutos desde el momento en que empiece a pitar (si no usamos olla exprés necesitarán 30-35 minutos).

Por último pasamos la verdura (tomate, pimiento, cebolla, ajo y zanahoria) por el vaso de colador de la batidora (para que no nos queden pellejillos) y se vuelven a echar en la olla. Si os gusta más el potaje espeso, podéis pasar algunas lentejas, si os gusta más bien líquido, podéis añadirle más agua.

A la hora de comerlo el que le guste puede echarle una cucharada de vinagre.

Como sale mucha cantidad, podéis congelar lo que sobre o comerlo al día siguiente con arroz cocido, es una buena forma de „estirar“ las sobras y aparte está muy rico. También se puede pasar por la batidora y hacer un puré, acompañado de cuscurritos de pan frito.

Ah! y a quien le toque la hojita de laurel, está de suerte ;-) (pero sólo se chupa, no se come).

Y abrigaros, que viene el frío....!!

2 comentarios :

  1. jeje, son superparecidas a las que hago yo, sólo que en vez de patata le añado arroz y no siempre le hecho clavo.
    Nada como un buen plato de lentejas para tonificarse en invierno, y si no las quieres...las dejas, jajaja . Yo más bien soy de las que me como las que los demás dejan, porque me encantaaan ^_^
    Un besote grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no hay que hacer recetas complicadas para que estén buenas :-), y como tú dices: Si no las quieres las dejas... ;-)
      Ahora están de moda las lentejas (y en general todas las legumbres) en Alemania y paises del centro de Europa, y yo me muero de risa del montaje que se traen, porque en casa las comíamos desde chicos todas las semanas y nos resultaban lo más natural del mundo.
      Un beso gordo!

      Eliminar

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.