martes, 24 de marzo de 2020

¡¡Viva la salud!! Aprovechando el coronavirus

He empezado a escribir este post un mogollón de veces, la mayoría mentalmente, voy paseando y lo escribo en la cabeza, luego, lo típico, se me olvida la mitad, y mira que me había quedado bien...

Aquí (en Alemania) la cosa está más suave que en España, y se puede salir (aparte de al súper y la farmacia) a pasear en pareja y hasta hacer deporte, siempre que sea con gente que viva en tu propia casa (aunque a veces me asombro del tamaño de algunas familias).

No me voy a meter a comentar sobre el coronavirus, el origen, el comportamiento de la gente, las decisiones de los Gobiernos, las llamadas teorías de conspiración, las intenciones de fondo de determinadas instancias, etc, etc. aunque en mi opinión el pánico no es buen método para personas autoresponsables, ya que el pánico ocasiona un estado de shock y de estrés que es perjudicial para nuestro organismo y nuestro sistema inmunológico, y éste es el punto en el que quiero hacer hoy incapié: el sistema inmunológico.
Foto: www.slidesharecdn.com
Bueno, lo primero es dejar claro que no soy médico ni nutricionista, sino que todo lo que voy a escribir está basado simplemente en mi experiencia propia, los conocimientos adquiridos a través de ella y en mi lógica de persona normal y corriente con un mínimo de sentido común.

A ver por dónde empiezo, el virus. Bien, el que haya virus no es nada nuevo, y tanto si se llama corona (o Covid-19 o como le queramos llamar) u otro virus cualquiera, necesita un medio para poder atacar (para decirlo fácilmente). En un organismo sano, con unas defensas fuertes y un equilibrio ácido-básico adecuado, el virus no va a tener la posibilidad de perjudicarnos en exceso, quizás tengamos síntomas como de una especie de resfriado fuerte, estaremos varios días más o menos fuera de combate y listo. Pero en un organismo lleno de residuos (debido a una alimentación desequilibrada, baja en fibra y auténticos nutritientes: minerales y vitaminas, y a una falta de ejercicio, de aire puro y de sol) el virus se encuentra en el paraiso terrenal y puede ocasionarnos mucho daño, ya que este organismo no puede defenderse adecuadamente. Si a eso le añadimos alguna que otra enfermedad, las posibilidades de curación son mucho más difíciles. El virus nos puede atacar a todos, pero unos seremos capaces de hacerle frente y otros lo tienen más difícil, por eso se habla de grupos de riesgo. Las personas de mayor edad pertenecen al grupo de riesgo porque la posibilidad de acumulación de residuos es mayor y sus células se regeneran a menor velocidad que las de las personas de menor edad. Las personas jóvenes que enferman e incluso mueren o bien tienen otras enfermedades o poseen un sistema inmunológico insuficiente.

Lo que más me llama la atención, es más, me choca muchísimo, es que sólo se oye hablar de evitar el contacto, mantener las distancias, tener cuidado con los grupos de riesgo, lavarse las manos mil veces al día durante al menos 20 segundos, desinfectarse, comprar papel higiénico (que ha resultado ser lo más imprescindible en la vida, esperemos que también hayan comprado preservativos, si no la llevamos clara dentro de 9 meses) y cosas de este estilo, pero aún no he escuchado ni un video ni leido nada acerca de aumentar las defensas.

Los artículos que primero han desaparecido en los supermercados (aparte del dichoso papel higiénico, del que, por cierto, sólo tengo 6 rollos en casa porque no llegué a tiempo y a los 5 minutos de reponerlo en las tiendas, ya se ha acabado, en serio, que no me lo estoy inventando), pues bien, todos sabemos cuáles han sido estos artículos: pasta, arroz y harina, primero la blanca, y luego la integral. Y por muy poca idea que tengamos de dietética, a ver cómo vamos a salir sanos de ésta con tantos hidratos de carbono, a ver, que no podemos mantener el cuerpo equilibrado a base de pan, macarrones, magdalenas, bizcochos, espaguetis, galletitas, patatitas, fideos, chucherías y todo eso que estamos comiendo en exceso en estos días porque no aguantamos estar encerrados y con la familia dando la lata alrededor, el teletrabajo y el vecino de al lado, que le ha dado por arreglar quién sabe qué con el guarrito y el martillo.

Esta chica ha tenido más suerte que yo, todavía quedan varios rollos


Aparte de la solidaridad a la hora de comprar (que los demás también tenemos derecho a limpiarnos el culo, no? En un supermercado han impuesto un sistema, si compras un paquete de rollos, cuesta el precio normal, dos paquetes tienen un suplemento de 5 euros y más de dos cuestan 10 euros por paquete. Toma ya!), está el tema de la solidaridad a través de la salud. Si hacemos lo posible por mantenernos conscientemente sanos, como digo más a arriba, a través de alimentos de calidad que contengan los nutrientes adecuados para nuestro organismo, que le procuren un equilibrio ácido-básico, que le eviten el exceso de plemas y residuos (que son el mejor caldo de cultivo para los virus) y que contengan fibra, en este sentido pueden ayudarte blogs como el de Nadia Torres Comer sano es fácil o el de Celia Gálvez Naradiet; a través de una forma de vida en la que no es necesario tirarnos 3 horas en el gimnasio, sino que simplemente incluya ejercicio (a ser posible al aire libre), sol, aire puro, y en la que en vez de pasarnos horas y horas pegados al móvil, nos tomemos un tiempo para relajarnos, sin hacer nada, sólo respirar tranquilos, sentirnos, cargar energía, tener tiempo para una sonrisa, para observar una florecita o un pajarito, si hicieramos estas cosas que no son tan difíciles, estariamos más sanos y no sólo podríamos hacer frente mejor a estos virus agresivos, sino que estaríamos siendo, en nuestra vida normal, más solidarios con todos los seres que nos rodean porque no tendríamos que ir al médico con tanta frecuencia (que lo paga el seguro), no contaminaríamos tanto, sobre todo la contaminación electromagnética que producen nuestros móviles y wifis, y seríamos capaces de disminuir el nivel general de estrés, que es una de las peores enfermedades de nuestra época, ya que disminuye nuestras defensas (así, más o menos he empezado este post) y es sumamente contagioso.

Y si me seguís hasta aquí, ¡¡gracias!! y cuídate, come frutas y verduras (y si no puedes evitar las chuches, procura que sean frutos secos en vez de dulces), deja el móvil por un rato y ponte a pintar, a bailar, a cantar, a jugar o simplemente a escuchar música, sal a la ventana y respira, toma el sol (si no llueve) y haz gimnasia (si no te sale por las buenas, busca algún video en youtube, yo hago gimnasia con éste: https://www.youtube.com/watch?v=EtuEmHfCKi4 (minuto 12 al 33 es más suave y del 33 al 54 algo más fuerte), ah! y no olvides reirte, que la risa es la mejor medicina.

Y ahora a echarle paciencia, aprovecha para hacer todo eso que siempre aplazas, cosas que hacer no nos faltan  🎨🎹🎲🎓💃💅🎵💤🍓🍐📞😂 y ahora no será por falta de tiempo 😊.

¡Vive sano!



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.