viernes, 25 de abril de 2014

Cupcakes

Los cupcakes están de moda. Yo nunca he sido amiga de las modas, pero esta es divertida, aunque os aconsejo no abusar, que luego vienen las quejas de los kilitos de más, y toda la gracia que tienen las cremas de colores deja de hacernos tanta gracia y nos da rabia.


He probado a hacer cremas con tofu, yogur y agar-agar, pero si no llevan grasa son acuosas o demasiado densas (si le echamos mucho agar-agar para que espesen), y no se pueden trabajar bien. La mejor opción que he encontrado a la margarina pura mezclada con chocolate o la nata montada vegana, es una crema con harina de maíz (Maizena). El aceite de coco es difícil de trabajar porque si se calienta está demasiado líquido y no emulsiona, y si lo enfriamos demasiado se endurece y no se puede mezclar, hay que cogerle el punto justo.

Mis primeros cupcakes ;-)
Y ahora menos rollo y a lo que vamos:

Como base tomamos las magdalenas con manzanas y nueces. (Si queréis podéis hacerlas sin manzanas o sin nueces)

Para las cremas:

Crema de anacardos:
80 gr anacardos
3 cucharaditas de xilitol
1 chorrito de leche vegetal (soja o avena)
Zumo de medio limón
para darle un color rosa se añade 1 cucharada de zumo de remolacha

Ponemos los anacardos en remojo durante 6 - 8 horas. Luego los batimos con el resto de los ingredientes hasta obtener una crema suave.

Receta básica para cremas:
2 cucharadas de margarina (a temperatura ambiente)
40 gr Maizena
3 puntitas de cuchillo de estevia
1 cucharada de xilitol
250 ml leche de soja o avena

Mezclamos la Maizena con estevia y xilitol con 80 ml de leche vegetal. Ponemos a hervir el resto de la leche. Cuando rompa el hervor la apartamos del fuego y añadimos la mezcla de Maizena, removiendo bien con unas varillas. Volvemos a colocar el cacillo sobre el fuego y seguimos removiendo hasta que espese un poco. De esta forma evitamos que se formen grumos. Vertemos la crema en un bol y ponemos encima de la crema plástico transparente procurando que no entre aire, así no se formará nata. Metemos el bol en la nevera hasta que adquiera la temperatura de la margarina, ahora podemos mezclarlas. Batimos bien hasta obtener una crema suave. Si queda grumosa podemos meterle la batidora. Conservamos en la nevera hasta el momento de usarla.

A partir de esta crema podemos hacer:

Crema de chocolate:
Cuando hacemos la mezcla en seco de Maizena agregamos 1 cucharada de cacao en polvo y 2 de xilitol (en vez de una, ya que el cacao es amargo). El resto es como la receta básica.

Crema de limón:
Hacemos la receta básica con una cucharada menos de leche vegetal. Una vez lista la crema caliente le añadimos una cucharada de zumo de limón (si mezclamos el limón con la leche se cortará). Para el resto seguir la receta básica.

Crema de naranja:
Igual que la crema de limón, pero a la mezcla de Maizena le agregamos ½ cucharadita de cúrcuma y ralladura de naranja bio o unas gotitas de esencia de naranja.

Una vez que las magdalenas se hayan enfriado y las cremas estén frías podemos hacer los cupcakes con mangas pasteleras y mucha imaginación.


  ¡Que os divirtáis y lo disfrutéis mucho!

4 comentarios :

  1. Te han quedado impresionantes, super profesionales... yo jamás conseguiría hacer una cosa así. Por cierto no sé lo que es el xilitol, eso es comestible? Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arándana!, no seas tan modesta, que estoy segura de que también dentro de tí hay una artista. Todo es ponerse :-) El xilitol no sólo es comestible (a pesar del nombre tan raro), sino que además tiene muchos beneficios. Si te interesa leer más puedes mirar aquí: http://lascosasderocioblog.blogspot.ch/2013/11/aclaracion-sobre-endulzantes.html
      Besos.

      Eliminar
    2. Gracias por la aclaración, Rocío! Me asustó el nombre :-)

      Eliminar
    3. Sí, asusta un poco, suena como químico. Mucha gente lo llama xilit, queda menos "duro", pero sigue siendo raro, y también "azúcar de abedul", por cierto que tango unos abedules en mi campo, así que voy a probar a ver si les sale salvia dulce (por lo visto si se le hace un agujero en el tronco y se pone un recipiente se puede recoger al cabo de unas horas), lo que pasa es que me da pena hacerle un agujero al árbol, el pobre :-(. Ya veremos.

      Eliminar

Tus comentarios y propuestas son bienvenidos y dan alegría e inspiración a "Las cosas de Rocío". Gracias.